Héctor Viel Temperley, o la enfermedad como umbral