Pesimismo en la picaresca. El caso del Guitón Onofre